Volver atrás
Pedro Roque Hidalgo

Ataecina

 

Ataecina.- mármol, 210x93x72 cm.Museo del mármol, Vila Viçosa (Portugal), 2008.

 

             

Ataecina o Ataegina ( portugués : Atégina) fue una diosa ctónica adorada por los antiguos íberos , lusitanos y celtíberos en la Península Ibérica , una de las deidades ibéricas más importantes. Era la diosa del renacer (la primavera ), la fertilidad, la naturaleza, la luna y la curación.

Se cree que el nombre de Ataecina proviene del celtíbero ate gena , «renacido». El sociólogo Moisés Espírito Santo afirma que el nombre combina Atta y Jana , el primero un epíteto de la diosa madre arquetípica y el segundo el nombre de la deidad romana Jana (forma femenina de Jano ) o posiblemente de Diana , la diosa de la Luna. Este sociólogo también afirma que Ataecina es una deidad compuesta que surge de tendencias sincréticas .

El animal sagrado asociado a Ataecina era la cabra . Tenía un culto de devotio , en el que se la llamaba para pedir una curación u, ocasionalmente, maldecir a alguien, cuyo resultado podía ir desde pequeñas aflicciones hasta la muerte.

El culto de Ataecina se extendió sobre todo en Lusitania y Bética ; también había santuarios dedicados a Ataecina en Elvas ( Portugal ) y Mérida y Cáceres en España , además de otras localidades cerca del Guadiana . Fue una de las principales deidades adoradas en Myrtilis (actualmente Mértola , Portugal ), Pax Julia ( Beja , Portugal) y especialmente en la ciudad de Turobriga , cuya localización precisa no es conocida. Es conocida por diversas inscripciones en los valles del Tajo y del Baetis ( Guadalquivir ), donde la asimilaron a la diosa romana Proserpina : ATAEGINA TURIBRIGENSIS PROSERPINA . A menudo se la representaba con una rama de ciprés.